Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud en Bucaramanga

Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud en Bucaramanga

Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud en Bucaramanga

No hay comentarios en Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud en Bucaramanga

En los últimos  años en Bucaramanga se ha presentado un aumento considerable en el número de automóviles y motocicletas que circulan por las calles de la ciudad. Lo anterior, no solo se refleja en mayor congestión vial, sino en la calidad del aire que respiran los bumangueses. La emisión de material particulado es responsable de muchos de los problemas respiratorios que aquejan a la población de la capital santandereana.

Dos investigaciones del Observatorio de Salud Pública de Santander (OSPS) sobre la “Contaminación atmosférica y sus efectos en la salud en Bucaramanga”, llevadas a cabo en dos fases, una desarrollada en el período 2006 – 2008 y otra entre 2008 y 2010, permitieron realizar un monitoreo diario de fuentes móviles (autos, taxis, buses, motos y camiones) y fijas de contaminación; así como la caracterización físico-química de los contaminantes encontrados en las diferentes estaciones de monitoreo ambiental y estudios en población pediátrica y en población adulta sobre los efectos en la salud.

Entre los resultados se encontró que los niños y adultos con alguna enfermedad crónica respiratoria o cardiovascular que vivían en una zona de la ciudad con mayores niveles promedio de contaminación por material particulado tenían mayor frecuencia de exacerbaciones de sus síntomas y que incluso los niños sanos tenían también una mayor frecuencia de síntomas respiratorios relacionados con asma. Igualmente, se encontró con relación a la exposición a contaminantes extra e intradomiciliaria, que el consumo de cigarrillos (20,6%) y uso de aerosoles (22,5%) eran las fuentes de contaminación más frecuentes al interior de las viviendas, siendo más frecuente la presencia de humo de cigarrillo en la zona de baja contaminación y los aerosoles en la de alta contaminación.

De acuerdo con la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) a finales del mes de marzo los niveles de material particulado PM10 en las estaciones de monitoreo de Cabecera y Real de Minas en Bucaramanga y en Floridablanca excedieron la norma nacional de calidad de aire para PM10 en un promedio de 24 horas, siendo de más de 100 µg/m3.

Según Laura Andrea Rodríguez, líder del Nodo Nororiental de Salud Ambiental y profesora/investigadora de la Universidad Industrial de Santander, “ante estos niveles de contaminación del aire se deben llevar a cabo acciones oportunas de comunicación y de mitigación de riesgo asociado a la salud, considerando que al excederse los niveles de contaminación de aire se puede ver afectada la salud humana, especialmente en poblaciones susceptibles como niños, adultos mayores y aquellas personas con enfermedades crónicas cardiovasculares o respiratorias”.

Agregó que “un episodio crítico debe ser intervenido de manera inmediata con el fin de evitar efectos sobre la morbilidad y mortalidad de la población expuesta a los niveles altos de contaminantes atmosféricos”. Por tanto, se hace necesario fortalecer el trabajo conjunto entre las autoridades sanitarias y ambientales y otras instituciones gubernamentales para detectar y afrontar un episodio crítico de contaminación que incluya acciones específicas de mitigación del riesgo (como por ejemplo restricción de movilidad, cierre temporal de incineradores, comunicación masiva para desincentivar actividades al aire libre, etc.)”.

En el mes mundial del medio ambiente, que se celebra en junio de cada año, el OSPS hace un llamado para unir esfuerzos individuales y colectivos que generen impactos positivos en el medio ambiente como: usar el transporte público y bicicletas para la movilización, incrementar el reciclaje, sembrar árboles, eliminar los aerosoles en cada hogar, entre otros.

Back to Top